fbpx
    • 10 MAY 17
    • 0
    Lupus

    Lupus

    El Lupus es una enfermedad crónica e inflamatoria que puede afectar varias partes del cuerpo, especialmente la piel, las articulaciones, la sangre y los riñones.  El sistema inmune del cuerpo normalmente fabrica proteínas, llamadas anticuerpos, que protegen al organismo contra los virus, las bacterias y otros materiales extraños. Estos materiales extraños al cuerpo se llaman “antígenos”.  En una enfermedad autoinmune como el Lupus, el sistema inmune pierde su habilidad de distinguir entre las sustancias extrañas (antígenos) y sus propias células y tejidos.  Por lo tanto, el sistema inmune fabrica anticuerpos dirigidos contra el propio cuerpo.  Estos autoanticuerpos, reaccionan con los autoantígenos para formar los complejos inmunes.  Estos se acumulan en los tejidos y pueden causar inflamación, daños a los tejidos y dolor.

    En la mayoría de pacientes, el Lupus es una enfermedad benigna,  que afecta a pocos órganos.  En otros, puede causar problemas muy serios, y hasta amenazar la vida.  Más de 16.000 americanos desarrollan  Lupus cada año.

    LOS TIPOS DE LUPUS

    Hay tres tipos de Lupus: el discoide, el sistémico y el Lupus inducido por  drogas.

    El Lupus discoide siempre se limita a la piel.  Se identifica por una erupción que puede aparecer en la cara, la nuca y el pericráneo.  Se diagnostica por medio de una biopsia de la erupción.  La biopsia muestra anormalidades que no se encuentran en la piel sin esa erupción.  No suele comprometer los órganos internos del cuerpo.  En consecuencia, el FAN, una prueba en sangre usada para detectar el Lupus sistémico, puede salir negativo en los pacientes con Lupus discoide.  Sin embargo, en muchos casos, el FAN sale positivo, pero a un nivel bajo (o título bajo).   En aproximadamente el 10% de los pacientes, el Lupus discoide puede convertirse en la forma sistémica de la enfermedad y afectar casi cualquier órgano o sistema del cuerpo.  No se puede predecirlo o evitarlo.  El tratamiento del Lupus discoide no evita su progreso a la forma sistémica.  Los individuos que progresan a la forma sistémica probablemente tenían el Lupus sistémico desde el principio, siendo la erupción el síntoma predominante.

    El Lupus sistémico suele ser más serio que el Lupus discoide y puede afectar a casi cualquier órgano o sistema del cuerpo. En algunas personas, solamente la piel y las articulaciones están afectadas.  En otras, las articulaciones, los pulmones, los riñones, la sangre u otros órganos y/u otros tejidos pueden ser afectados.  Generalmente no hay dos personas con Lupus que tengan síntomas idénticos.  El Lupus sistémico puede incluir temporadas con pocos o ningún síntoma (remisión) y, otros períodos cuando la enfermedad se manifiesta activa (estallido o recaída).  Cómunmente, cuando una persona dice Lupus, se refiere a la forma sistémica de la enfermedad.

    El Lupus inducido por drogas,  ocurre después del uso de ciertas mediciaciones recetadas para otras enfermedades.  Sus síntomas son similares a los del Lupus sistémico.  Las drogas comunmente asociadas con este tipo de Lupus son: la hidralazina (usada para tratar la presión sanguínea alta o  hipertensión arterial) y la procainamida (usada para tratar los ritmos irregulares del corazón).  No toda persona que toma estas medicinas desarrolla Lupus inducido por drogas.  Sólo alrededor del 4% de estas personas desarrollan los anticuerpos que sugieren el Lupus.  De este 4%, sólo un número muy pequeño presentan este tipo de Lupus.  Los síntomas suelen desaparecer cuando se discontinúa la medicación.

    Aunque el Lupus inducido por drogas y el discoide tienen algunas características similares al Lupus sistémico, lo que sigue describe, fundamentalmente, el Lupus sistémico.

    EL PRONOSTICO

    La idea de que el Lupus suele ser fatal es una idea equivocada muy grave.  El pronóstico del Lupus es mucho mejor hoy, que nunca antes.  Si bien es verdad que la ciencia médica no ha desarrollado todavía un método de cura del Lupus, con las terapias actuales es raro el riesgo de muerte por Lupus y las personas cuyos órganos no están comprometidos por la enfermedad pueden tener una expectativa de vida normal, si siguen las recomendaciones del médico, toman los medicamentos indicados y buscan asistencia médica inmediata cuando identifican efectos secundarios de las drogas o nuevos sintomas de la enfermedad.  Aunque algunos pacientes pueden tener brotes severos y repetidos, por los que deben ser hospitalizados, la mayoría, raramente, requiere internación, especialmente si son cuidadosos y siguen las instrucciones del médico.

    Las nuevas investigaciones brindan hallazgos inesperados cada año.  El progreso en el tratamiento y el diagnóstico durante la década pasada ha sido mayor que el de los cien años anteriores.  Consecuentemente, es una buena idea tratar de mantener bajo control una enfermedad que mañana puede ser curable

    Fuente: www.alua.org.ar

    Leave a reply →

Photostream